"Su sociedad está condenada", Ayn Rand

"Cuando advierta que para producir usted necesita obtener autorización de quienes no producen nada; cuando compruebe que el dinero fluye hacia quienes trafican no bienes, sino favores; cuando perciba que muchos se hacen ricos por el soborno y por influencias más que por el trabajo, y que las leyes no lo protegen contra ellos, sino, por el contrario son ellos los que están protegidos contra usted; cuando repare que la corrupción es recompensada y la honradez se convierte en un autosacrificio, entonces usted podrá afirmar, sin temor a equivocarse, que su sociedad esta condenada"

Ayn Rand, 1950. Rand (1905-1982). Filósofa Ruso-Estadounidense

sábado, 9 de abril de 2016

CONSECOMERCIO: REUNIONES, AMENAZAS Y APATÍA NO SOLUCIONAN GRAVE PROBLEMA DE LA ESCASEZ

El grave problema de la escasez de alimentos, medicinas, insumos, materias primas, repuestos y servicios públicos de calidad, incluyendo la educación y la seguridad, parecieran preocuparle solamente a la ciudadanía, que la vive a diario, a los trabajadores, que no saben cómo participar en la solución, y los empresarios, que desconocen si su voluntad de servirle a la sociedad tiene o no sentido en un ambiente para la participación en el que se le excluye o ignora.

A juicio del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio), como se lo han referido sus cámaras sectoriales y asociaciones de producción y servicio en todo el país, este es el balance del primer trimestre del 2016 que hoy le puede presentar la actividad terciaria de la economía a los venezolanos. Desde luego,  mientras espera poder ofrecer resultados más positivos a mediados del año, si es que, por supuesto,  se produce lo que debería suceder: que el Gobierno Nacional actúe.

Porque  para  el  máximo  organismo gremial de los comerciantes y los expendedores de servicios, definitivamente, lo que más le inquieta es la indiferencia con la que el Gobierno asume su responsabilidad de crear condiciones para que se recupere la producción nacional y se importen insumos, materias primas y maquinarias.

Sencillamente, todo lo supedita a reuniones, amenazas y apatía. Y ese trío de condiciones, sin duda alguna,  no soluciona el grave problema de la escasez en sí misma, sino que, además, tampoco son útiles ni funcionales para lo que necesita el país: producir más; abastecer las redes comerciales formales  y satisfacer las necesidades de 30 millones de ciudadanos.

Para Consecomercio, el tiempo apremia; se necesitan respuestas efectivas y eficientes. No efectistas. Y esa no es una ocurrencia institucional del empresariado organizado: es el resumen sectorial del sentimiento general que le transmiten los consumidores de todo el país a los comerciantes ante los mostradores  de sus negocios, indistintamente de los productos que ellos vendan o los servicios que  presten.

La respuesta que requiere la economía y quienes la hacen posible en su mayor proporción, es decir, los trabajadores y los empresarios, es  que el Gobierno se sume a la decisión de producir; no que la impida o la niegue. Y eso pasa, desde luego, por la imperiosa necesidad de concluir la implementación del proceso de ajustes que ha venido aplicando de manera desarticulada e improvisada, y el cual incluye la progresiva erradicación de los controles de cambio y de precios.

Adicionalmente, no es posible cambiar el estado de cosas en materia productiva e inflacionaria, si el Gobierno insiste en mantener su ya desenfrenado ritmo de gastos, y de financiarlo con devaluaciones, impuestos, endeudamientos, es decir, con una destrucción incontenible de la capacidad de compra de los venezolanos.

Históricamente, Consecomercio lo ha dicho y reafirma hoy: Venezuela no siempre ha tenido problemas de ingresos para garantizarle condiciones de bienestar social y de prosperidad a su población. Los impedimentos para que eso haya sucedido, han sido la indisciplina administrativa gubernamental, la corrupción y la subestimación  de la necesaria participación de la empresa privada, en condición de aliada productiva y no de una intencional expresión dependiente del estatismo, del centralismo y del populismo.

No hay comentarios: